ES | EN

Actualidad

Es improcedente el despido disciplinario que se realiza incumpliendo las formalidades previstas en el Convenio Colectivo

2 de julio de 2018 | Derecho laboral

El Tribunal Supremo, en su sentencia de 3 de abril de 2018, recurso de casación para la unificación de doctrina 1950/2016, ha considerado que será improcedente el despido si no se cumplen los requisitos formales previstos en el Convenio Colectivo de aplicación, aunque esas formalidades no se prevean en el Estatuto de los Trabajadores.

La trabajadora fue despedida por faltas repetidas e injustificadas de asistencia a su puesto de trabajo. El despido se produjo sin dar trámite de audiencia a la trabajadora, a pesar de que el Convenio Colectivo establecía que “Las sanciones se comunicarán motivadamente y por escrito al interesado para su conocimiento y efectos, dándose notificación al comité de empresa o delegados/as de personal en las graves y muy graves. Para la imposición de sanciones por faltas graves y muy graves, el trabajador afectado tendrá derecho a formular alegaciones por escrito en un plazo de cinco días naturales; así como que es absolutamente indispensable la tramitación de expediente contradictorio para la imposición de las sanciones, cualquiera que fuera su gravedad, cuando se trate de miembros del comité de empresa, delegados de personal, tanto si se hallan en activo de sus cargos sindicales como si aún se hallan en periodo reglamentario de garantías”.

Por lo tanto, el Convenio Colectivo exige antes de imponer una sanción al trabajador, por falta grave o muy grave, que se le haga saber a fin de que en plazo de cinco días pueda formular alegaciones, trámite de audiencia al interesado persiguiendo la finalidad de que la empresa, ante las alegaciones o justificaciones del trabajador pueda reconsiderar su postura y no sancionarle o imponerle una sanción de menor entidad.

Este trámite no puede considerarse cumplido con la notificación de la carta de despido, aunque con posterioridad a la recepción de la carta la trabajadora formulara alegaciones, porque el trámite de audiencia es anterior a la entrega de la carta de despido.

Por lo tanto, el Convenio Colectivo, por voluntad de sus negociadores, ha establecido como garantía unas exigencias formales para acceder al despido que son superiores a las previstas en el Estatuto de los Trabajadores, y el incumplimiento de esas garantías suponen la improcedencia del despido.


Utilizamos "cookies" propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad personalizada a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso OK | Más información